Saltar al contenido

Laponia, un destino también para el verano

Laponia, un destino también para el verano

No mucha gente piensa en Laponia como un destino de verano, principalmente porque está muy asociado a la nieve, el invierno, Papá Noel y la Navidad, con todas las actividades de invierno clásicas como ir en trineo de huskies o en motonieve. Laponia, sin embargo, es un destino fantástico de verano, donde el clima es cálido y los días largos y muy tranquilos. Cuanto más al norte viajamos, Laponia experimenta el sol de medianoche donde hay 24 horas de luz.

Al igual que en invierno, Laponia ofrece algunas de las actividades de verano igual de divertidas, como por ejemplo disfrutar de la pesca, disfrutar de los fantásticos paseos por  rutas casi vírgenes para explorar. Encontraremos bayas y setas silvestres que crecen en las laderas, descubrir la fauna salvaje, en especial las aves, por lo que es un destino perfecto si te gusta la ornitología. También existe la posibilidad de concertar salidas organizadas a varios lugares que ofrecen una oportunidad única para visitar ciertos hábitats de osos y ver su comportamiento natural.

Los ríos son uno de los atractivos de verano en Laponia, tan solo hay que subirse a una canoa o balsa y el río hará el resto, en los meses de verano los lagos y ríos de corriente rápida son grandes oportunidades para divertirse y desplazarse a gran velocidad, por lo que la emoción está garantizada.

Los restaurantes y bares están abiertos y muy activos los meses de verano, podrás disfrutar de la gastronomía y relajarte después de las actividades. Hablando de actividades, no nos olvidemos de las acampadas en plena naturaleza. Hay lugares designados y recomendados para acampar que son realmente espectaculares, donde se permite tener una hoguera siempre que se limpie adecuadamente después.

Laponia tiene muchos placeres, tanto en invierno como en verano, lo principal es disfrutar de su belleza salvaje, especialmente viva en verano, que realmente quita el aliento. Los habitantes de Laponia aman todas las estaciones del año, a pesar de que el invierno dura más de 200 días, los locales se lanzan a las actividades de invierno en el invierno y absorben los meses de verano con mucha intensidad, por algo será.